El heremitorio

El heremitorio

En los días de invierno sin duda que un grato momento de reflexión y paz lo constituye una visita al Heremitorio de El Totoral.
A unos 15 o 20 minutos de Algarrobo, justo antes de ingresar al pueblo del Totoral (sin peaje) se encuentra un oasis de paz y quietud en este mundo apurado. Se trata de un recinto residencia de sacerdotes franciscanos y abierto a la comunidad con misas los fines de semana.

Aún para quienes no sean creyentes permite disfrutar de un ambiente especial de retiro, un heremitorio es específicamente un lugar de reflexión y meditación, un lugar de encuentro consigo mismo, un retiro al interior.

Su construcción evoca lo mediaval, el material primario es la piedra y las grandes vigas de roble, raulí y otras maderas nobles, perfectamente mantenido su altar se encuentra en una fosa rodeada de escalones circulares al estilo de un anfiteatro.